Yolanda «Era lo que necesitaba»

A sus 97 años, Yolanda asiste cada día a las dependencias de la Fundación Javier Arrieta, “Aquí llegué sin saber nada, ni leer sabía; pero esta es mi casa” puntualiza con una mezcla de orgullo y satisfacción. Conversar con ella es un agrado, es conversar con una persona feliz, agradecida y satisfecha por lo que ha sido su vida; su rostro a cada momento dibuja una sonrisa y en esto, el impulso dado por la Fundación, ha sido fundamental.

“Hace más de 20 años escuché en una radio de la existencia de la Fundación, escuché que aquí podía aprender a leer y escribir, y no sólo eso ¡me apadrinaron!, mire que bonito… tengo que hacer cartas para mi padrino, ha sido muy linda mi vida aquí”, relata la abuelita Yolanda.

Y no sólo aprendió a leer y escribir, Yolanda fue una alumna aventajada, pronto se convirtió en la profesora de los otros abuelitos, “era estricta, si alguien respondía sin que le preguntara le decía: “a usted no le pregunté, la pregunta es para ella” (sonríe), todavía me dicen profesora”.

“Como le dije, continúa la abuelita, esta es mi casa y aquí tengo que morir, ¡a mí me gusta todo!, en la Fundación además aprendí teatro, aprendí a tejer. Cada día doy gracias a Dios porque tengo mi almuerzo, a veces hasta hacemos gimnasia y jugamos lota; la Fundación era el empujoncito que necesitaba para ser feliz”, concluye.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

QUIERO HACER UNA

DONACIÓN

Tu aporte es fundamental para que miles de familias tengan el apoyo necesario para romper su círculo de pobreza. Mediante nuestros programas, apoyamos a las familias para que adquieran las herramientas que necesitan para ser cada vez más autosuficientes y menos vulnerables.